Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close
In English

Parto por cesárea

(Cesárea, Parto por cesárea)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es el parto por cesárea?

Ilustración de una incisión transversa de cesárea
Clic Imagen para Ampliar

El parto por cesárea es el alumbramiento de un bebé a través de la incisión quirúrgica que se hace en el abdomen y el útero de la madre. Este procedimiento se realiza cuando se determina que este método es más seguro para la madre, para el bebé o para ambos que el parto vaginal.

En un parto por cesárea se realiza una incisión en la piel y en el útero en la región baja del abdomen de la madre. La incisión en la piel puede ser vertical (longitudinal) o transversa (horizontal), y la incisión en el útero puede ser vertical o transversa.

Una incisión transversa se extiende a través de la línea del vello púbico, mientras que una incisión vertical se extiende desde el ombligo hasta la línea del vello púbico. Se utiliza con mayor frecuencia la incisión uterina transversa, ya que sana bien y hay menos sangrado. Las incisiones uterinas transversas también aumentan la probabilidad de un parto vaginal en un futuro embarazo. Sin embargo, el tipo de incisión dependerá de las condiciones de la madre y del feto.

Razones para realizar el procedimiento

Cuando una mujer no puede dar a luz por vía vaginal, el parto se realiza por medio de una intervención quirúrgica practicando una cesárea. Algunas cesáreas son planificadas y programadas, mientras que otras pueden practicarse como resultado de complicaciones surgidas durante el trabajo de parto.

Existen varias condiciones que aumentan las probabilidades de un parto por cesárea. Estas incluyen, entre otras, las siguientes:

  • frecuencia cardíaca fetal anormal: la frecuencia cardíaca fetal durante el trabajo de parto es un buen indicador de cómo reacciona el feto frente a las contracciones del trabajo de parto. La frecuencia cardíaca se suele monitorizar electrónicamente durante el parto; lo normal es que varíe entre 120 y 160 latidos por minuto. Si la frecuencia cardíaca fetal indica un problema, es posible tomar medidas de inmediato, como darle oxígeno a la madre, aumentar los líquidos y cambiar la posición de la madre. Es posible que sea necesario realizar una cesárea.
  • posición anormal del feto durante el parto: la posición normal del feto durante el parto es con la cabeza para abajo, y la cara hacia la espalda de la madre. Sin embargo, en ocasiones el feto no se encuentra en la posición correcta, lo cual hace que el paso por el canal de parto sea más difícil.
  • falta de progreso o evolución anormal del trabajo de parto
  • el bebé es demasiado grande para un parto vaginal
  • complicaciones de la placenta (por ejemplo, placenta previa, situación en que la placenta bloquea el cuello uterino y presenta el riesgo de desprenderse del feto prematuramente)
  • determinados problemas médicos maternos (por ejemplo, diabetes, presión arterial alta o infección por el virus de inmunodeficiencia humana [VIH])
  • lesiones por herpes activas en la vagina o en el cuello uterino de la madre
  • mellizos u otros múltiples
  • parto por cesárea anterior

Su médico puede recomendarle una cesárea por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Al igual que en cualquier procedimiento quirúrgico, pueden surgir complicaciones. Algunas posibles complicaciones del parto por cesárea pueden incluir, entre otras, las siguientes:

  • sangrado
  • desprendimiento anormal de la placenta, especialmente en mujeres con un parto por cesárea anterior
  • lesiones en la vejiga o en los intestinos
  • infección en el útero
  • infección de la herida
  • dificultad para orinar y/o infección de las vías urinarias
  • retraso en el regreso de la función intestinal
  • coágulos de sangre

Una mujer puede o no ser capaz de tener un parto vaginal en un futuro embarazo, lo que se llama parto vaginal después de una cesárea. Según el tipo de incisión uterina utilizada en el parto por cesárea, la cicatriz puede no ser lo suficientemente fuerte como para resistir las contracciones durante el trabajo de parto.

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • El médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular todas las preguntas que pueda tener al respecto.
  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento mediante el cual autoriza la realización del procedimiento. Lea el formulario atentamente, y pregunte si hay algo que no le resulta claro. Si desea que le realicen una atadura de trompas (un método permanente de control de la natalidad en el que se cortan, cauterizan o ligan las trompas de Falopio para impedir que el óvulo llegue al útero) como parte de su cirugía, debe firmar un formulario de consentimiento para este procedimiento.
  • Se le preguntará cuándo fue la última vez que comió o bebió algo. Si el parto por cesárea es un procedimiento planificado y requiere anestesia general, espinal o epidural, se le pedirá que ayune ocho horas antes del procedimiento, generalmente, después de la medianoche.
  • Infórmele a su médico si es sensible o tiene alergia a algún medicamento, látex, yodo, cinta o agentes anestésicos (locales y generales).
  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.
  • Informe a su médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyentes sanguíneos), aspirina u otros medicamentos que afectan la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes de practicar el procedimiento.
  • Es posible que le administren medicamentos para reducir el ácido del estómago y para ayudar a secar las secreciones de la boca y las vías respiratorias.
  • Es posible que le afeiten la zona donde se realizará la cirugía.
  • Tenga planeado que alguien se quede con usted después del parto por cesárea. Es posible que tenga dolor durante los primeros días y que necesite ayuda con el bebé.
  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Las cesáreas se pueden llevar a cabo en un quirófano o en una sala de partos designada para este fin. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

En la mayoría de los casos, estará despierta durante un parto por cesárea. Sólo en situaciones excepcionales una madre requerirá anestesia general (estará dormida) para este tipo de parto. En la actualidad, la mayor parte de los partos por cesárea se llevan a cabo con anestesia regional, como por ejemplo, anestesia epidural o espinal. Con estos tipos de anestesia, no tendrá sensibilidad de la cintura hacia abajo y estará despierta y podrá escuchar y ver a su bebé en cuanto nazca.

Por lo general, un parto por cesárea sigue este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite toda la ropa y que se ponga una bata de hospital.
  2. Se acostará en una mesa de operaciones o mesa de examen.
  3. Se le colocará una sonda urinaria si no se lo hizo antes de entrar al quirófano.
  4. Se le podrá colocar una vía intravenosa (IV) en el brazo o la mano.
  5. Por razones de seguridad, se le colocarán correas en las piernas para asegurar su posición en la mesa.
  6. Se recortará o afeitará el vello alrededor de la zona quirúrgica y se limpiará la piel con una solución antiséptica.
  7. Se cubrirá el abdomen con paños estériles. También se colocará una sábana por arriba del pecho como si fuera una cortina para ocultar la zona quirúrgica.
  8. El anestesiólogo controlará continuamente la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la respiración y el nivel de oxígeno en la sangre durante el procedimiento.
  9. Una vez que la anestesia haya hecho efecto, se hará una incisión abdominal por encima del hueso púbico, ya sea transversa o vertical. Puede oír los sonidos de un aparato de electrocauterización que se utiliza para cortar el sangrado.
  10. Se realizarán incisiones más profundas a través de capas de tejido y músculo hasta llegar a la pared uterina. Se realizará una última incisión en el útero. Esta incisión puede ser transversa o vertical.
  11. Se abrirá la bolsa amniótica y se extraerá al bebé a través de esa abertura. Es probable que experimente una sensación de presión o tirón.
  12. Se cortará el cordón umbilical.
  13. Se administrará un medicamento por la vía IV para ayudar a que el útero se contraiga y expulse la placenta.
  14. Se extraerá la placenta.
  15. Se examinará el útero para detectar desgarros o restos de placenta.
  16. Se utilizarán suturas para cerrar la incisión en el músculo uterino y se volverá a acomodar el útero en la cavidad pélvica.
  17. Las capas de tejido y músculo se cerrarán con suturas y la incisión en la piel se cerrará con suturas o grapas quirúrgicas.
  18. Se aplicará una venda o un vendaje estéril.

Después del procedimiento

En el hospital:

La trasladarán a la sala de recuperación donde permanecerá en observación. Las enfermeras controlarán la presión arterial, la respiración, el pulso, el sangrado y la firmeza del útero.

En general, se lleva el bebé a la madre mientras ella se encuentra en el área de recuperación después de la intervención quirúrgica. En muchos casos, los bebés nacidos por cesárea permanecen en la sala de neonatología un tiempo corto para su observación. El amamantamiento puede comenzar en el área de recuperación, al igual que en un parto vaginal.

Después de una o dos horas en la sala de recuperación, la trasladarán a su habitación donde permanecerá el resto de su hospitalización.

Cuando desaparezca el efecto de la anestesia, es posible que se le administren medicamentos contra el dolor, los podrá administrar una enfermera o usted misma mediante un dispositivo conectado a su vía intravenosa. En algunos casos, es posible que le administren medicamentos para el dolor a través del catéter epidural hasta que se lo quiten.

Además de dolor en el abdomen, también puede tener dolores por gases cuando el tracto intestinal comience a funcionar después de la cirugía. Se la animará a que se levante de la cama. Moverse y caminar ayuda a aliviar los dolores por gases. Su médico también puede recomendarle un medicamento para estos dolores. También puede sentir algunas contracciones uterinas, llamadas entuertos, durante algunos días. El útero sigue contrayéndose y achicándose durante varias semanas.

Por lo general, se le extraerá la sonda urinaria el día posterior a la cirugía.

Según su situación, le pueden administrar líquidos para beber unas horas después de la cirugía. Su dieta cambiará gradualmente de líquidos a alimentos más sólidos, si los tolera bien.

Es posible que le administren antibióticos a través de la vía IV mientras esté en el hospital y una receta para continuar con los antibióticos en su casa.

En su hogar:

Deberá usar una toalla higiénica para el sangrado. Es normal tener sangrado vaginal durante varios días después del parto, seguido de un flujo que cambia de rojo/marrón oscuro a un color más claro con el transcurso de varias semanas.

No debe realizar lavados vaginales, usar tampones ni tener relaciones sexuales hasta el tiempo recomendado por su médico. También puede tener otras restricciones sobre sus actividades, como no realizar actividades agotadoras, conducir ni levantar objetos pesados.

Tome un analgésico para el dolor, de acuerdo con las recomendaciones de su médico. La aspirina u otros medicamentos contra el dolor pueden aumentar las probabilidades de hemorragias. Asegúrese de tomar sólo los medicamentos que su médico le haya recomendado.

Se concertará una consulta de seguimiento con su médico, generalmente dos o tres semanas después del procedimiento.

Si tiene algunos de los cuadros que mencionamos a continuación, informe a su médico:

  • sangrado abundante
  • secreción de la vagina con mal olor
  • fiebre y/o escalofríos
  • dolor abdominal intenso
  • aumento del dolor, enrojecimiento, hinchazón, sangrado u otra secreción del lugar de la incisión
  • dolor de piernas

Es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

National Women's Health Information Center (Centro Nacional de Informaciín de Salud de Mujeres)

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing
  • Indy Eleven
  • Indy Fuel

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop