Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close
In English

Síndrome metabólico

¿Qué es el síndrome metabólico?

El síndrome metabólico es un trastorno que incluye la presencia de un grupo de factores de riesgo específicos de enfermedad cardiovascular. El síndrome metabólico eleva en forma significativa el riesgo de desarrollar diabetes, enfermedad cardíaca y/o accidente cerebrovascular.

La mayoría de las personas con síndrome metabólico presentan resistencia a la insulina. El cuerpo produce insulina para desplazar la glucosa (el azúcar) hacia el interior de las células a fin de que éstas puedan usarla como energía. La obesidad, una característica frecuente de las personas con síndrome metabólico, impide que las células puedan responder debidamente a la insulina. Si el cuerpo no puede producir una cantidad suficiente de insulina para evitar la resistencia a esta sustancia, el nivel de azúcar en la sangre aumenta y, como consecuencia, podría desarrollarse la diabetes. El síndrome metabólico puede ser el comienzo de la diabetes tipo 2.

El grupo de problemas y factores de riesgo asociado con el síndrome metabólico se denominó por primera vez en 1988. El Dr. Gerald Reaven sugirió que la resistencia a la insulina desempeñaba un papel central en el desarrollo de la diabetes tipo 2, la hipertensión y la enfermedad arterial cardiovascular. Reaven llamó a este conjunto de anormalidades "Síndrome X". Desde entonces, el Síndrome X ha recibido varios nombres, entre ellos, síndrome metabólico, síndrome dismetabólico y síndrome de resistencia a la insulina. En la actualidad, el Síndrome X se conoce mayormente con el nombre de síndrome metabólico.

La asociación americana del corazón (AHA) reconoce síndrome metabólico pues un problema de el cual la preocupación esté aumentando, especialmente entre las personas mayores de 60 años. La investigación sugiere más de 47 millones de Americanos lo tengan. Dado que la población de los Estados Unidos está envejeciendo y debido a que la prevalencia del síndrome metabólico aumenta con la edad, la AHA ha calculado que este trastorno pronto será el principal factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, dejando atrás al tabaquismo. Asimismo, se considera que las crecientes tasas de obesidad guardan relación con las crecientes tasas de síndrome metabólico.

Según el informe del Panel de tratamiento para adultos III del Programa Nacional para la Educación sobre el Colesterol (National Cholesterol Education Program's Adult Treatment Panel III, NCEP-ATP III), patrocinado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute), el conjunto de factores de riesgo del síndrome metabólico incluye:

  • Obesidad abdominal, caracterizada por una medición del diámetro de la cintura de más de 35 pulgadas para las mujeres y más de 40 pulgadas para los hombres (un diámetro de cintura en exceso a los rangos normales es la forma de obesidad que más estrechamente se relaciona con el síndrome metabólico).
  • Presión arterial alta de 130/85 mm Hg (milímetros de mercurio) o superior. Una medición normal de presión arterial es 120 mm Hg o menos para la presión sistólica (la máxima) y 80 mm Hg o menos para la presión diastólica (la mínima). La presión arterial alta está estrechamente asociada con la obesidad y en general se observa en las personas con resistencia a la insulina.
  • Elevación de glucosa en sangre en ayunas nivel igual o superior a 150 mg / dl.
  • Niveles elevados de triglicéridos: más de 150 mg/dl (miligramos por decilitro). Los triglicéridos son un tipo de grasa en la sangre.
  • Niveles bajos de colesterol HDL (el colesterol "bueno"), definido como menos de 40 mg/dl en los hombres y menos de 50 mg/dl en las mujeres.

El Instituto Nacional del Corazón Pulmón y Sangre (NHLBI) y la Asociación Americana del Corazón (AHA) recomiendan un diagnóstico de síndrome metabólico cuando tres o más de estos factores son identificados.

¿Cuáles son las causas del síndrome metabólico?

Dada la participación de tantos factores interconectados en el síndrome metabólico, aún no se conoce claramente su causa directa. El aumento en la obesidad, acompañado por un estilo de vida sedentario, contribuye a los factores de riesgo del síndrome metabólico, como el colesterol alto, la resistencia a la insulina y la presión arterial alta. Estos factores de riesgo podrían ocasionar enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2.

Dado que el síndrome metabólico y la resistencia a la insulina están estrechamente relacionados, muchos profesionales de la atención médica creen que la resistencia a la insulina podría ser una causa del síndrome metabólico. No obstante, aún no se ha establecido un vínculo directo entre ambos trastornos. Otros creen que cambios hormonales, ocasionados por el estrés crónico, conducen al desarrollo de la obesidad abdominal, la resistencia a la insulina y niveles elevados de grasa en la sangre (triglicéridos y colesterol).

Otros factores que, según se cree, contribuyen al síndrome metabólico incluyen variaciones genéticas en la capacidad de una persona de descomponer las grasas en la sangre, edad avanzada y anormalidades en la distribución de la grasa corporal.

¿Cuáles son los factores de riesgo del síndrome metabólico?

Un factor de riesgo es todo aquello que puede aumentar la probabilidad que tiene una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad como fumar, la alimentación, los antecedentes familiares o muchas otras cosas. Las distintas enfermedades tienen factores de riesgo diferentes.

Pero conocer sus factores de riesgo de cualquier enfermedad puede orientarlo para adoptar las medidas apropiadas, que podrían incluir un cambio de conducta y recibir un control clínico para la enfermedad.

Los factores de riesgo más estrechamente asociados con el síndrome metabólico incluyen:

  • Edad: la incidencia del síndrome metabólico aumenta con la edad.
  • Origen étnico: los afroamericanos y los americanos mexicanos son más propensos a desarrollar síndrome metabólico. Las mujeres afroamericanas son alrededor de un 60% más propensas que los hombres afroamericanos a desarrollar el síndrome.
  • Índice de masa corporal (BMI) superior a 25: el BMI se calcula como una medida de la grasa corporal en comparación con la altura y el peso.
  • Antecedentes familiares o personales de diabetes: aquellas personas que tuvieron diabetes durante el embarazo (diabetes gestacional) o que tienen un familiar con diabetes tipo 2 están expuestas a un riesgo más elevado de síndrome metabólico.
  • Tabaquismo.
  • Antecedentes de beber en exceso.
  • Estrés.
  • Estado posmenopáusico.
  • Dietas ricas en grasas.
  • Estilo de vida sedentario.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome metabólico?

Si bien los síntomas que se manifiestan con el síndrome metabólico son escasos, es probable que se observen varios signos. Un síntoma es la evidencia de enfermedad o malestar físico que siente una persona y ésta que puede describir. Por el contrario, un signo es una evidencia objetiva de enfermedad según la observación e interpretación de un médico u otro clínico.

Factores como presión arterial alta, niveles elevados de triglicéridos y sobrepeso u obesidad podrían ser signos del síndrome metabólico. Las personas con resistencia a la insulina podrían presentar acanthosis nigricans, un trastorno caracterizado por manchas oscuras en la piel de la nuca, las axilas y debajo de los senos. Pero, en general, las personas no sienten los síntomas del síndrome metabólico directamente.

Los síntomas del síndrome metabólico pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome metabólico?

El Panel de tratamiento para adultos III del Programa Nacional para la Educación sobre el Colesterol (National Cholesterol Education Program's Adult Treatment Panel III, NCEP-ATP III), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Asociación Estadounidense de Endocrinólogos Clínicos (American Association of Clinical Endocrinologists, AACE) elaboraron, en forma individual, un conjunto de criterios que se deben seguir para el diagnóstico del síndrome metabólico.

Entre los criterios de estas organizaciones se cuentan:

  • obesidad abdominal
  • índice de masa corporal (BMI)
  • triglicéridos elevados
  • colesterol HDL bajo
  • presión arterial alta (hipertensión) o uso de medicamentos antihipertensivos (medicamentos que se usan para bajar la presión arterial)
  • niveles elevados de glucosa en la sangre medida en ayunas (un análisis de sangre que se usa para controlar la cantidad de glucosa en la sangre después de un ayuno de un período determinado)
  • estado protrombótico
  • resistencia a la insulina identificada por diabetes tipo 2, disminución de la tolerancia a la glucosa en ayunas o disminución de la tolerancia a la glucosa (disminución de la tolerancia a la glucosa que mide la respuesta del cuerpo al azúcar)
  • otros factores de riesgo

Cada organización tiene sus pautas propias para el uso de los criterios mencionados en el establecimiento de un diagnóstico de síndrome metabólico.

Tratamiento para el síndrome metabólico:

El tratamiento específico para este trastorno será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • la gravedad de la enfermedad
  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • sus signos y síntomas
  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad
  • su opinión o preferencia

Dado que el síndrome metabólico aumenta el riesgo de desarrollar problemas crónicos más graves, como enfermedad cardiovascular y diabetes tipo 2, es importante que se administre tratamiento. Entre otros trastornos que podrían presentarse a causa del síndrome metabólico se incluyen:

  • síndrome de ovario poliquístico
  • hígado graso
  • cálculos biliares por el colesterol
  • asma
  • alteraciones del sueño
  • algunos tipos de cáncer

Los tipos de tratamiento que podrían recomendarse para el síndrome metabólico incluyen:

  • Control del estilo de vida
    Un programa para bajar de peso y el ejercicio proporcionan la base del tratamiento para el síndrome metabólico.  La reducción de peso aumenta el colesterol HDL (el colesterol "bueno") y disminuye el colesterol LDL (el "malo") y los triglicéridos. Adelgazar también puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

    Incluso una reducción de peso modesta, del cinco al diez por ciento del peso total, puede afectar favorablemente la presión sanguínea y aumentar la tolerancia a la insulina, así como también puede reducir la obesidad central. La dieta y el ejercicio combinados mejoran los factores de riesgo más que la dieta solamente.

    Otros factores relativos al control del estilo de vida incluyen dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol.
  • La alimentación
    Los cambios en los hábitos alimenticios son importantes en el tratamiento del síndrome metabólico. Según los datos de la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association), para alcanzar los máximos beneficios en la modificación de los factores de riesgo del síndrome metabólico es necesario el tratamiento de la resistencia a la insulina. En general, la mejor manera de tratar la resistencia a la insulina consiste en adoptar un plan para bajar de peso y aumentar la actividad física.

    Se usan diversos métodos para bajar de peso y aumentar la actividad física. Incorporar varios métodos, tales como realizar cambios en la alimentación y aumentar el ejercicio, puede ser beneficioso. Entre estos métodos se pueden incluir:
    • Si bien las dietas ricas en proteínas y grasas y bajas en hidratos de carbono son cada vez más populares, algunas de ellas ocasionan riesgos de salud a largo plazo graves debido al énfasis en las grasas saturadas. Una pérdida de peso satisfactoria que se mantenga durante un largo tiempo depende más de limitar la energía consumida (calorías) y aumentar el uso de energía (ejercicio y actividad diaria) que de la composición de la alimentación.
    • El ayuno puede provocar la reducción rápida de peso, pero, junto con la grasa, se pierde masa muscular. Las personas obesas pueden hacer dietas líquidas con supervisión médica y durante un período corto, pero no son una solución a largo plazo para la reducción de peso.
    • Las modas, el ayuno y las dietas populares que no han sido estudiadas en ensayos clínicos rigurosos en general no son una opción saludable para la reducción de peso. Sin embargo, hay ciertas recomendaciones alimentarias que, si se respetan, contribuirán a bajar de peso.
    • Para bajar de peso y no recuperarlo más, comience a pensar en un plan de comidas personal en vez de en una “dieta”. Con un plan adaptado a sus gustos tendrá más posibilidades de bajar de peso con resultados duraderos. Una dieta equilibrada limitada en calorías –entre 1.200 y 1.400 calorías para las mujeres y 1.500 y 1.800 calorías para los hombres– suele ser eficaz. Un dietista certificado (RD, por su sigla en inglés) puede elaborar un plan alimentario individual en función de su situación específica.
    • Incluya tipos diferentes de alimentos en su alimentación.
    • No todas las grasas son malas. En la actualidad se sabe que las grasas poliinsaturadas y monosaturadas son beneficiosas para la salud y ayudan a mantener el corazón sano. Esto implica que las nueces, las semillas y ciertos tipos de aceites, tales como el de oliva, cártamo y canola, deben estar presentes en un plan alimentario saludable.
    • Prefiera granos enteros como el arroz y el pan integral en lugar del pan y el arroz blancos. Los alimentos con granos enteros son ricos en nutrientes en comparación con productos más elaborados. Son más ricos en fibra y, por lo tanto, el organismo los absorbe más lentamente, y no producen una subida rápida en los niveles de insulina, lo que puede causar hambre y antojos. El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Department of Agriculture), en sus recomendaciones alimenticias para el año 2005, señala que al menos la mitad del consumo de granos de toda persona, cualquiera sea su edad y el nivel calórico que consuma, debe ser en granos integrales.
    • De acuerdo con lo indicado en las Recomendaciones alimenticias para 2005, publicadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (Department of Health and Human Services, HHS) y el Departamento de Agricultura del mismo país (Department of Agriculture, USDA), una persona que consume 2.000 calorías por día debería comer cuatro tazas y media de frutas y verduras por día. Esta cantidad variará según la necesidad calórica de cada persona. Asegúrese de escoger varias frutas y vegetales, ya que diferentes variedades tienen distintas cantidades y tipos de nutrientes.
    • Cuando coma fuera de su casa o compre alimentos preparados, pida una caja para llevar las sobras a su hogar y evite las raciones grandes. Las raciones de los restaurantes a menudo son demasiado grandes para una persona. Considere compartir el plato principal o pedir un aperitivo en vez de un plato principal.
    • Lea con cuidado las etiquetas de los alimentos, prestando especial atención al número y al tamaño de las porciones del producto. Si la etiqueta dice que una porción tiene 150 calorías pero el paquete trae tres porciones y se consumen todas, las calorías se triplican, es decir, son 450 calorías.
  • Ejercicio
    El ejercicio beneficia a las personas pasadas de peso u obesas, pues las ayuda a mantener y aumentar el tejido muscular, al mismo tiempo que se disminuye el nivel de grasa. Asimismo, contribuye a aumentar la velocidad con la adelgaza una persona si ésta ingiere alimentos saludables de acuerdo con un plan alimentario, dado que, como el tejido muscular tiene un metabolismo más alto, se queman calorías con más rapidez.

    Caminar es un ejercicio excelente para las personas obesas. Un programa de estos debería comenzar poco a poco, caminando 30 minutos al día varios días por semana, para gradualmente alcanzar el objetivo de caminar durante períodos más prolongados la mayoría de los días de la semana.

    El ejercicio disminuye la presión arterial y puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 2. El ejercicio también contribuye a mejorar el bienestar emocional, a reducir el apetito, a mejorar la capacidad para dormir, a aumentar la flexibilidad y a disminuir el colesterol LDL.

    Consulte a su médico antes de empezar cualquier programa de ejercicios.
  • Medicación
    Las personas que padecen del síndrome metabólico y que están en riesgo pueden ser aptas para el tratamiento con medicamentos, en especial si otras medidas, como los cambios en la alimentación y en los estilos de vida, no fueron eficaces para la pérdida de peso, la disminución de la presión arterial, la reducción de los niveles de colesterol y/o la disminución de la resistencia a la insulina.

    Podrían recetase medicamentos para ayudar a disminuir la presión sanguínea, mejorar el metabolismo de la insulina, disminuir el colesterol LDL y aumentar el colesterol HDL, y aumentar la reducción del peso.
  • Cirugía para bajar de peso
    La cirugía para adelgazar (cirugía bariátrica) es la única opción que actualmente trata con eficacia la obesidad excesiva en las personas en las que han fracasado medidas más tradicionales como la dieta, el ejercicio y los medicamentos.

    Estudios realizados indican que todos los aspectos del síndrome metabólico, incluida la presión sanguínea, el colesterol y el sobrepeso, podrían mejorar a un año del procedimiento de una cirugía de bypass gástrico para tratar la obesidad mórbida.

    La cirugía bariátrica presenta diferentes enfoques, pero todos son malabsortivos, restrictivos, o ambos. Los procedimientos malabsortivos cambian el funcionamiento del aparato digestivo. Los procedimientos restrictivos reducen drásticamente el tamaño del estómago para que dé cabida a menos alimentos; sin embargo, las funciones digestivas permanecen intactas.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de La Diabetes

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing
  • Indy Eleven
  • Indy Fuel

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop