Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close
In English

Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS, por su sigla en inglés)

¿Qué es el SARS?

El síndrome respiratorio agudo y grave (SARS, por su sigla en inglés) es una enfermedad viral infecciosa potencialmente mortal de rápida propagación.

En febrero de 2003, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el primer brote de SARS, que culminó en julio de 2003. La enfermedad se diseminó a más de 24 países de Asia, Europa y América del Norte y del Sur. Por la primavera de 2004, el brote aparecía haber terminado.

Pese a tratar con un virus de reciente descubrimiento y diferente comportamiento al de los demás virus, las autoridades sanitarias mundiales pudieron controlar el brote de SARS en pocos meses. De producirse otro brote de SARS, el virus debería ser transmitido por una fuente animal, un accidente de laboratorio o seres humanos que no hayan sido diagnosticados, aislados y tratados a tiempo. China denunció algunos casos de SARS desde diciembre de 2003. Los profesionales médicos chinos han aumentado la toma de conciencia sobre los síntomas y están preparados para poner en práctica medidas adecuadas de control de la infección con el objetivo de evitar otro brote.

¿Cuáles son las causas del SARS?

La causa de la enfermedad es un virus conocido como coronavirus asociado al SARS (SARS-CoV). Bajo el microscopio, los coronavirus son un grupo de virus que parecen tener coronas o halos. Los coronavirus suelen causar enfermedades leves a moderadas en el tracto respiratorio superior en seres humanos pero pueden causar enfermedades respiratorias, gastrointestinales, hepáticas y neurológicas en animales.

En su urgencia por detener el brote de SARS en 2003, los investigadores descubrieron más sobre las características del SARS-CoV, un virus nunca antes identificado. Si bien todavía no han confirmado el origen de la enfermedad, muchos creen que el SARS-CoV hizo su primera aparición en animales y luego se diseminó a los seres humanos.

El período de incubación del virus en humanos desde la exposición hasta la infección es de dos a siete días, aunque se han registrado casos de 10 días. Sin embargo, no todas las personas expuestas al virus se enferman.

Científicos de todo el mundo trabajan en conjunto para tener una mayor comprensión de la causa del SARS.

¿Cuáles son los síntomas del SARS?

El SARS puede resultar difícil de reconocer porque se parece a otras enfermedades respiratorias, tal como la influenza (gripa). Suele comenzar con fiebre superior a los 100,4° F (38° C) y uno o más de los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza
  • sensación general de malestar
  • dolores y escalofríos en el cuerpo
  • dolor de garganta
  • tos
  • dificultad para respirar
  • falta de aliento
  • hipoxia (oxígeno insuficiente en la sangre)
  • diarrea (entre el 10 y el 20 por ciento de los pacientes)

Los síntomas del SARS pueden parecerse a los de otras enfermedades. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

La experiencia del brote de 2003 indica que uno de cada tres pacientes con SARS mejoró rápidamente. Sin embargo, dos de cada tres presentaron fiebre persistente, empeoramiento de la disnea, problemas respiratorios y aparición de diarrea. A medida que la enfermedad evoluciona, entre el 20 y el 30 por ciento de los pacientes desarrollan neumonía o síndrome de sufrimiento respiratorio agudo y requieren hospitalización.

¿Cómo se propaga el SARS?

EL SARS-CoV se contagia de una persona a otra principalmente a través del contacto íntimo con un infectado. Cuando una persona infectada con SARS tose o estornuda sin cubrirse la boca, las gotitas del sistema respiratorio que contienen virus vivo pueden esparcirse a una distancia de hasta 3 pies (1 metro) e invadir las membranas mucosas de otra persona. Las personas que tienen contacto íntimo, es decir aquéllos que conviven o trabajan con algún infectado de SARS o que tienen contacto directo con el paciente a través de besos, abrazos o por compartir cubiertos, presentan mayor riesgo.

El virus también puede propagarse cuando una persona toca un objeto que presenta gotitas infectadas en su superficie y luego toca su boca, nariz u ojos. No se sabe con certeza si el SARS puede propagarse más ampliamente a través del aire.

La investigación sugiere que los pacientes con SARS son infecciosos sólo cuando presentan síntomas como fiebre o tos. Son más infecciosos durante la segunda semana desde el comienzo de la enfermedad. Como precaución, los CDC recomiendan que los pacientes con SARS permanezcan aislados en su hogar o en el hospital para evitar el contagio. Deberán permanecer en sus hogares y no volver al trabajo o la escuela por 10 días después de que los síntomas hayan desaparecido.

Algunas personas han estado expuestas al SARS, pero no se han enfermado o es posible que aún no hayan enfermado. En 2003, las autoridades sanitarias de EE.UU. y Canadá recomendaron que las personas expuestas controlaran su temperatura y estado general de salud por 10 días. Además, se les solicitó que tomaran las precauciones de seguridad necesarias para evitar la propagación del virus: no salir del hogar, lavarse las manos frecuentemente, cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar y consultar a un médico si aparecieran síntomas.

El tratamiento del SARS:

La investigación está en marcha con el objetivo de desarrollar una droga antivírica efectiva contra el SARS-CoV. Hasta entonces, los pacientes con SARS recibirán el mismo tratamiento que podría recibir cualquier paciente con neumonía atípica. El tratamiento consiste principalmente en terapia de apoyo con oxígeno y fluidos para ayudar a aliviar los síntomas y la administración de antibióticos para ayudar a prevenir o tratar infecciones secundarias.

Prevención del SARS:

Actualmente, no existe ninguna vacuna que permita prevenir el SARS. Los CDC recomiendan tomar las siguientes medidas para prevenir la enfermedad:

  • Lávese las manos periódicamente con agua tibia y jabón.
  • Evite tocarse los ojos, nariz y boca.
  • Utilice un pañuelo desechable en lugar de usar sus manos para cubrirse la boca al toser y deshágase de él inmediatamente.
  • Siga las recomendaciones de salud pública si se encuentra en un área epidémica.

Los expertos de los CDC y la OMS consideran al rápido diagnóstico del SARS como herramienta esencial para evitar su propagación y contagio. Asesores a nivel mundial ayudan a identificar a las personas con riesgo de desarrollar SARS por estar expuestos a personas infectadas. Durante el brote de SARS de 2003, se adoptó la cuarentena como medida de salud pública para detener su propagación.

Los CDC y la OMS se mantienen asociados en un esfuerzo global para hacer frente al SARS y evitar futuros brotes.

Siempre consulte a su médico para obtener más información.

Haz click aquí para ir a la página de
Los Recursos en la Red de Las Enfermedades Infecciosas.

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop