Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close

Health library

In English

Nutrición y los Líquidos

Nutrición para bebés en la UCIN:

Alimentar a bebés en la UCIN (su sigla en inglés es NICU) es muy diferente a alimentar bebés saludables. Cuando los bebés están enfermos o son prematuros, con frecuencia no están lo suficientemente bien como para tomar el pecho o el biberón. Los prematuros quizá no puedan succionar con eficacia o sus tractos intestinales no sean lo suficientemente maduros como para digerir los alimentos. Los bebés que están médicamente inestables a menudo no pueden tomar alimentos regularmente. Los bebés con catéteres umbilicales y aquellos que utilizan respiradores artificiales quizá no puedan alimentarse debido al riesgo de aspiración (aspirar alimento hacia los pulmones).

Líquidos por vía endovenosa (IV) e hiperalimentación:

Muchos bebés en la UCIN reciben líquidos esenciales y electrólitos a través de un catéter en una vena, llamado endovenoso. Algunos bebés pueden necesitar una preparación especial llamada hiperalimentación parenteral, que contiene los nutrientes que necesitan hasta poder tomar leche.

El contenido de los líquidos endovenosos y la hiperalimentación se calculan cuidadosamente para cada bebé. Las calorías, proteínas, grasas y electrólitos que incluyen sodio, potasio, cloruro, magnesio y calcio son todos componentes importantes. Los bebés necesitan calorías, proteínas y grasas para un crecimiento y desarrollo adecuado. Los líquidos, los electrólitos y las vitaminas son necesarios para el funcionamiento de los sistemas corporales.

Los análisis de sangre ayudan a determinar qué cantidad de cada componente necesita cada bebé, y aumentar o disminuir en consecuencia la cantidad de cada nutriente. El control diario de peso y de la cantidad de orina del bebé también ayuda a monitorear las necesidades de líquidos.

Control de los niveles en sangre y de electrólitos de su bebé:

Algunos bebés tienen demasiada o escasa cantidad de ciertos electrólitos y otros componentes en la sangre. Como resultado, algunos de los problemas comunes incluyen los siguientes:

  • hipernatremia - altos niveles de sodio (sal) en la sangre.
  • hiperpotasemia - altos niveles de potasio en la sangre; se puede diagnosticar mediante un análisis de sangre o cambios en el patrón de frecuencia cardíaca del bebé.
  • hiperglucemia - altos niveles de glucosa (azúcar) en la sangre; diagnosticada mediante un análisis de sangre, con frecuencia realizado mediante una punción en el talón; algunos bebés quizá necesiten insulina para controlar los niveles altos de glucosa.
  • hipoglucemia - nivel bajo de glucosa en sangre; normalmente tratado con líquidos endovenosos que contienen dextrosa (otra forma de azúcar).
  • hipocalcemia - bajos niveles de calcio en la sangre; usualmente tratada con líquidos endovenosos con calcio.

Cómo determinar si su bebé está preparado para alimentarse con leche:

Una vez que el trastorno de su bebé se estabilice, se comprobará si está listo para alimentarse con leche.
Los bebés deben:

  • mostrar signos de succión.
  • tener sonidos intestinales activos.
  • haber defecado meconio (las primeras deposiciones del bebé).
  • no tener signos de distensión ni infección abdominal.

La mayoría de los bebés mayores de 28 semanas tienen tractos digestivos lo suficientemente maduros como para alimentarse con leche. Una vez que su bebé se esté alimentando bien con leche y esté aumentando de peso, se pueden reducir los líquidos por vía endovenosa (IV) y la hiperalimentación.

Los bebés enfermos pueden no ser suficientemente fuertes como para succionar eficazmente. Los prematuros pueden no ser suficientemente maduros como para coordinar la succión, la deglución y la respiración, o quizá sean demasiado débiles como para succionar durante períodos largos. A veces se utilizan chupetes especiales diseñados para prematuros, para enseñarles cómo succionar correctamente antes de comenzar a ser amamantados o tomar el biberón.

Cómo alimentar a su bebé en la UCIN:

Las siguientes son algunas maneras de alimentar a un bebé en la UCIN:

  • alimentación por sonda o tubo
    Los prematuros, especialmente aquellos menores de 32 ó 34 semanas de gestación, con frecuencia no pueden ser amamantados ni alimentados con biberón. Es posible que la alimentación por sonda o tubo sea necesaria hasta que el bebé aprenda a succionar eficazmente. Para la alimentación con sonda, se coloca un pequeño tubo flexible en el orificio nasal o la boca del bebé y se introduce hasta el estómago. El tubo se extrae ocasionalmente, pero puede dejarse en su lugar si las alimentaciones son frecuentes.

    Al principio, se administran pequeñas cantidades de leche materna o fórmula a través de la sonda de alimentación. Como el tamaño del estómago es muy reducido, los bebés muy pequeños pueden ser alimentados utilizando una bomba que administre la leche lentamente en pequeñas cantidades. Los bebés de mayor tamaño pueden tomar cantidades cada vez mayores en cada alimentación.

    Antes de cada alimentación por sonda, se controla la cantidad o el residual de leche que quedó en el estómago del bebé desde la última alimentación. Si la cantidad de residual es demasiado alta, puede significar que el bebé no está digiriendo bien el alimento.

  • alimentación con pezón o tetina
    La lactancia o la alimentación con biberón puede comenzar apenas el bebé esté estable y pueda succionar eficazmente. Su bebé puede comenzar la alimentación con pezón o tetina mientras aún recibe alimentación por sonda. Incluso si un bebé puede ser alimentado con pezón o tetina, es probable que le resulte agotador. A medida que aumenta la cantidad de leche que su bebé puede ingerir por pezón o tetina, es posible disminuir la cantidad en las alimentaciones por sonda.

Los beneficios de la leche materna:

Se prefiere la leche materna para todos los bebés, incluso los más prematuros. La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para el crecimiento y el desarrollo. Si bien las fórmulas de leche comerciales están diseñadas para parecerse a la leche materna, la mayoría está hecha a base de leche vacuna. Las grasas en la leche materna son más fáciles de digerir. La fórmula, por el contrario, se digiere más lentamente que la leche materna, y quizá no sea bien tolerada. Además, la leche materna contiene anticuerpos de la madre para ayudar a proteger al bebé de infecciones, algo que las fórmulas comerciales no tienen. Esta protección es especialmente importante cuando los bebés están enfermos o son prematuros y tienen más posibilidades de desarrollar una infección.

Los bebés muy prematuros pueden necesitar el agregado de fortificadores de leche humana a la leche materna para satisfacer su mayor demanda de proteína, calcio y fósforo. Incluso si no puede amamantar a su bebé, puede extraer su leche con sacaleche y almacenarla para alimentaciones por sonda o con tetina. Según la cantidad de leche necesaria para las alimentaciones, quizá sea necesario suplementar la leche materna con leche de fórmula.

Los especialistas en lactancia acreditados (IBCLC) son enfermeras u otros profesionales para el cuidado de la salud que están especialmente capacitados para ayudar a las mujeres con la lactancia. En la UCIN, estos profesionales pueden indicarle las técnicas correctas para amamantar a su bebé. También pueden enseñarle cómo extraer leche con sacaleche y almacenarla para su bebé.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Recién Nacido de Alto Riesgo

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing
  • Indy Eleven
  • Indy Fuel

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop