Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close
In English

Enfermedad Hemolítica del Recién Nacido

¿Qué es la enfermedad hemolítica del recién nacido?

La enfermedad hemolítica del recién nacido (su sigla en inglés es HDN) también recibe el nombre de eritroblastosis fetal. Este trastorno se produce cuando existe incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y el bebé.

  • "hemolítica" implica una destrucción de los glóbulos rojos
  • "eritroblastosis" se refiere a la producción de glóbulos rojos inmaduros
  • "fetal" se refiere al feto

¿Cuáles son las causas de la enfermedad hemolítica del recién nacido?

La HDN se presenta con mayor frecuencia cuando una madre con sangre factor Rh negativo concibe un bebé con un padre Rh positivo. Cuando el factor Rh del bebé es positivo, al igual que el del padre, pueden presentarse problemas si los glóbulos rojos del bebé llegan a la madre, que es factor Rh negativo. Esto suele suceder durante el parto, cuando la placenta se desprende. También puede suceder, sin embargo, en cualquier momento en que los glóbulos de las dos circulaciones se mezclen, como por ejemplo, durante un aborto espontáneo o provocado, con una caída o durante un procedimiento de examen prenatal invasivo (por ejemplo, una amniocentesis o un muestreo de vellosidades coriónicas).

El sistema inmune de la madre considera a los glóbulos rojos factor Rh positivo del bebé como "extraños". De igual manera que cuando una bacteria invade el cuerpo, el sistema inmune responde desarrollando anticuerpos para combatir y destruir estas células extrañas. El sistema inmune de la madre guarda esos anticuerpos por si las células extrañas vuelven a aparecer, incluso en un embarazo futuro y ahora se produce la "sensibilización Rh" de la madre.

Si bien no es común, un problema similar de incompatibilidad puede suceder entre los grupos sanguíneos (A, B, O, AB) de la madre y el bebé en las siguientes situaciones:

Grupo sanguíneo de la madre O A B
Grupo sanguíneo del bebé A o B B A

En un primer embarazo, la sensibilización Rh es improbable. Con frecuencia, sólo se vuelve un problema en un embarazo posterior con otro bebé Rh positivo. Durante el embarazo, los anticuerpos de la madre cruzan la placenta para combatir los glóbulos Rh positivos del cuerpo del bebé. A medida que los anticuerpos destruyen los glóbulos rojos, el bebé puede enfermarse. Este proceso se denomina eritroblastosis fetal durante el embarazo. En el neonato, el trastorno se denomina enfermedad hemolítica del recién nacido.

¿A quiénes afecta la enfermedad hemolítica del recién nacido?

Los bebés que padecen la HDN son generalmente bebés de un segundo o posterior embarazo de la madre, cuando ésta ya se sensibilizó con un primer bebé. La HDN causada por incompatibilidad de Rh se presenta con una frecuencia tres veces mayor aproximadamente en bebés caucásicos que en bebés afroamericanos.

¿Por qué es la enfermedad hemolítica del recién nacido una preocupación?

Los anticuerpos de la madre atacan y destruyen los glóbulos rojos (hemólisis), y esto da por resultado que el bebé se vuelva anémico. La anemia es peligrosa dado que limita la capacidad de la sangre de transportar oxígeno a los órganos y tejidos del cuerpo. Como consecuencia:

  • El cuerpo del bebé responde a la hemólisis e intenta producir más glóbulos rojos muy rápidamente en la médula ósea, el hígado y el bazo. Esto hace que los órganos se agranden. Los nuevos glóbulos rojos, llamados eritroblastos, generalmente son inmaduros e incapaces de cumplir la función de los glóbulos rojos maduros.
  • A medida que los glóbulos rojos se destruyen, se forma una sustancia llamada bilirrubina. Debido a que es dificil para los bebés deshacerse de esta sustancia, es posible que la bilirrubina se acumule en su sangre, sus tejidos y fluidos corporales, trastorno que se denomina hiperbilirrubinemia. Dado que la bilirrubina tiene un pigmento o coloración, la piel y los tejidos del bebé se tornan amarillentos. A esto se le llama ictericia.

Las complicaciones de la enfermedad hemolítica del recién nacido pueden variar desde leves a graves. A continuación se enumeran algunos de los problemas que pueden presentarse:

Durante el embarazo:

  • anemia leve, hiperbilirrubinemia e ictericia
    La placenta ayuda a eliminar parte de la bilirrubina, pero no toda.
  • anemia grave con hepatomegalia y esplenomegalia
    Cuando el hígado, el bazo y la médula ósea no pueden compensar la rápida destrucción de los glóbulos rojos, se produce una anemia grave y se afectan otros órganos.
  • hidropesía fetal
    Se produce debido a que los órganos del bebé son incapaces de controlar la anemia. El corazón comienza a fallar y grandes cantidades de líquido se acumulan en los tejidos y órganos del bebé. Un feto con hidropesía corre gran riesgo de sufrir muerte intrauterina.

Después del nacimiento:

  • hiperbilirrubinemia grave e ictericia
    El hígado del bebé es incapaz de controlar la gran cantidad de bilirrubina producida por la destrucción de los glóbulos rojos. Por lo general, se produce hepatomegalia y la anemia continúa.
  • kernícterus
    Kernícterus es la forma más grave de exceso de bilirrubina y se produce por su acumulación en el cerebro. Puede provocar convulsiones, dañar el cerebro, producir sordera y la muerte.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad hemolítica del recién nacido?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad hemolítica del recién nacido. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma diferente. Durante el embarazo los síntomas pueden incluir:

  • Con amniocentesis, el líquido amniótico puede tener coloración amarillenta y contener bilirrubina.
  • La ecografía del feto muestra hepatomegalia, esplenomegalia, cardiomegalia y una acumulación de líquido en el abdomen.

Después del nacimiento, los síntomas pueden incluir:

  • Palidez debida a la anemia.
  • Ictericia o coloración amarillenta del líquido amniótico, el cordón umbilical, la piel y los ojos. Es posible que el bebé no tome un color amarillento inmediatamente después del nacimiento, pero la ictericia puede desarrollarse rápidamente, por lo general durante las siguientes 24 a 36 horas.
  • El recién nacido puede presentar hepatomegalia y esplenomegalia.
  • Los bebés con hidropesía fetal presentan edema grave (hinchazón) de todo el cuerpo y son extremadamente pálidos. Generalmente, tienen problemas para respirar.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad hemolítica del recién nacido?

Dado que la anemia, la hiperbilirrubinemia y la hidropesía fetal pueden presentarse con otras enfermedades y trastornos, el diagnóstico preciso de la HDN depende de la determinación de la existencia de una incompatibilidad del tipo o grupo sanguíneo. A veces, la enfermedad puede diagnosticarse durante el embarazo en función de la información obtenida a través de los siguientes exámenes:

  • análisis de la presencia de anticuerpos Rh positivos en la sangre de la madre
  • ecografía - para detectar el agrandamiento de órganos o la acumulación de líquido en el feto. La ecografía es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.
  • amniocentesis - para medir la cantidad de bilirrubina en el líquido amniótico. La amniocentesis es un examen que se lleva a cabo para determinar la existencia de trastornos cromosómicos y genéticos y de ciertos defectos congénitos. Para practicar este examen, se inserta una aguja a través de la pared abdominal y uterina hasta llegar al saco amniótico con el fin de tomar una muestra de líquido amniótico.
  • toma de muestras de algunas células de la sangre del cordón umbilical durante el embarazo para verificar que no haya anticuerpos, bilirrubina ni anemia en el feto.

Una vez que el bebé nace, los exámenes de diagnóstico para la HDN pueden incluir los siguientes:

  • analizar la sangre del cordón umbilical del bebé para determinar el grupo sanguíneo, el factor Rh, el recuento de eritrocitos y los anticuerpos
  • analizar la sangre del bebé para determinar los niveles de bilirrubina

Tratamiento para la enfermedad hemolítica del recién nacido:

Una vez que se diagnostica el HDN, es posible que sea necesario un tratamiento. El tratamiento específico de la enfermedad hemolítica del recién nacido será determinado por el médico de su bebé basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y antecedentes médicos
  • la gravedad de la enfermedad
  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad
  • su opinión o preferencia

Durante el embarazo, el tratamiento para la HDN puede incluir:

  • transfusión intrauterina de glóbulos rojos en la circulación del bebé
    Este procedimiento se lleva a cabo colocando una aguja a través del útero de la madre y en la cavidad abdominal del feto, o directamente en la vena del cordón umbilical. Puede ser necesario administrar un medicamento sedante para evitar que el bebé se mueva. Quizá sea necesario, además, repetir estas transfusiones intrauterinas.
  • parto prematuro, si el feto desarrolla complicaciones
    Si el feto tiene los pulmones maduros, es posible inducir el trabajo de parto y parto para prevenir el empeoramiento de la HDN.

Después del nacimiento, el tratamiento puede incluir:

  • transfusiones de sangre (en caso de anemia grave)
  • líquidos por vía endovenosa (en caso de presión sanguínea baja)
  • ayuda para el sufrimiento respiratorio por medio de oxígeno o un respirador mecánico
  • exsanguíneo transfusión para reemplazar la sangre dañada del bebé por sangre nueva
    La exsanguíneo transfusión ayuda a aumentar el recuento de eritrocitos y a reducir los niveles de bilirrubina. Este procedimiento se lleva a cabo suministrando y extrayendo sangre en pequeñas cantidades de manera alternada a través de una vena o arteria. Si los niveles de bilirrubina se mantienen altos, es posible que deba repetirse la exsanguíneo transfusión.

Prevención de la enfermedad hemolítica del recién nacido:

Afortunadamente, la HDN es una enfermedad fácil de prevenir. Debido a los avances en el cuidado médico prenatal, casi todas las mujeres con sangre Rh negativa se identifican en los primeros meses del embarazo mediante un análisis de sangre. Si una mujer es Rh negativa y no está sensibilizada, a menudo se le administrará una droga llamada globulina hiperinmune Rh (RhIg), también conocida como RhoGAM. Este producto derivado de la sangre especialmente desarrollado puede prevenir que los anticuerpos de la madre Rh negativa reaccionen contra células Rh positivas. Muchas mujeres también reciben RhoGAM alrededor de la semana 28 del embarazo. Una vez que nace el bebé, una mujer debe recibir la segunda dosis de la droga dentro de las 72 horas.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Recién Nacido de Alto Riesgo

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing
  • Indy Eleven
  • Indy Fuel

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop