Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close
In English

Pie Zambo

¿Qué es el pie zambo?

El pie zambo, también llamado talipes equinovarus, es una malformación congénita (presente desde el nacimiento) de los pies. Afecta a los huesos, los músculos, los tendones y los vasos sanguíneos, y puede presentarse en uno o en ambos pies. Habitualmente, el pie tiene un aspecto corto y ancho, y el talón apunta hacia abajo mientras la parte delantera está girada hacia adentro. El cordón aquilino (tendón de Aquiles) está tieso. El talón puede ser angosto y los músculos de la pantorrilla son más pequeños en comparación con los músculos surales normales.

Se observa aproximadamente en uno de cada 1000 nacidos vivos y la cantidad de niños afectados duplica la de niñas. El cincuenta por ciento de los casos de pie zambo afectan a ambos pies.

¿Cuáles son las causas del pie zambo?

El pie zambo se considera un "rasgo o una herencia multifactorial". La expresión herencia multifactorial significa que el defecto congénito puede ser provocado por muchos factores, que generalmente son tanto genéticos como ambientales.

En lo referido a los rasgos hereditarios multifactoriales, a menudo uno de los sexos (el masculino o el femenino) suele verse afectado con mayor frecuencia que el otro. Parece haber un "umbral de expresión" diferente, lo que significa que un sexo tiene mayor probabilidad de padecer el problema que el otro. Por ejemplo, el pie zambo tiene una incidencia dos veces mayor en los varones que en las mujeres. Cuando en una familia nace un bebé con pie zambo, la posibilidad de que se repita en un niño o una niña es aproximadamente de un 4 por ciento en total. En otras palabras, existe un 96 por ciento de probabilidades de que no nazca otro bebé con pie zambo.

¿Cuáles son los factores de riesgo del pie zambo?

Los posibles factores de riesgo del pie zambo incluyen los siguientes:

  • antecedentes de pie zambo en la familia
  • posición del bebé dentro del útero
  • mayor incidencia en bebés con trastornos neuromusculares como por ejemplo, parálisis cerebral (su sigla en inglés es CP) y espina bífida
  • oligohidramnios (deficiencia de la cantidad de líquido amniótico que circunda al feto en el útero) durante el embarazo

Los bebés que nacen con pie zambo también pueden correr mayor riesgo de sufrir un trastorno asociado en la cadera, conocido como displasia del desarrollo de la cadera (su sigla en inglés es DDH). La DDH es un trastorno de la articulación de la cadera en el que la parte superior del hueso del muslo (fémur) entra y sale de la cavidad porque ésta no es suficientemente profunda para que la articulación se mantenga intacta.

¿Cómo se diagnostica el pie zambo?

El médico de su hijo diagnostica el pie zambo mediante un examen físico cuando el niño nace. Durante este examen, el médico de su hijo obtendrá una historia clínica completa del embarazo y parto de su bebé, y le preguntará si algún otro miembro de la familia padece pie zambo. Cuando el diagnóstico de pie zambo se efectúa en un lactante o un niño más grande, el médico también le preguntará sobre determinadas etapas importantes del desarrollo del niño, ya que el pie zambo puede estar asociado a otros trastornos neuromusculares. Los retrasos del desarrollo pueden requerir un seguimiento médico más exhaustivo para evaluar los problemas subyacentes.

Entre los procedimientos para el diagnóstico del pie zambo se pueden incluir los siguientes:

  • radiografía - estudio de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos, los huesos y los órganos internos en una placa radiográfica.
  • tomografía computarizada (También llamada TC o TAC.) - procedimiento de diagnóstico por imágenes que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes de cortes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

El pie afectado puede ser flexible, y se lo denomina "pie zambo posicional". Este tipo de pie zambo flexible se produce debido a la posición del bebé en el útero. Sin embargo, se puede colocar fácilmente en una posición neutra (no curvada) en forma manual. El verdadero pie zambo, en cambio, es rígido y muy difícil de manipular.

Los síntomas del pie zambo pueden parecerse a los de otros trastornos médicos del pie. Siempre consulte al médico de su bebé para obtener un diagnóstico.

Tratamiento para el pie zambo:

El tratamiento específico para el pie zambo será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos
  • la gravedad del trastorno
  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución del trastorno
  • su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento es enderezar el pie para que pueda crecer y desarrollarse normalmente. Entre las opciones terapéuticas para bebés se incluyen:

  • tratamiento no quirúrgico
    Existen varios métodos de tratamiento no quirúrgico para los bebés que tengan pies zambos. Entre estos métodos se encuentran la manipulación en serie, el uso de férulas y vendajes, la fisioterapia y el entablillado, así como el uso de una máquina que ofrece movimiento pasivo continuo. Un tratamiento no quirúrgico debería ser la primera opción de tratamiento para los pies zambos, independientemente de la gravedad de la deformidad.

    Según la American Academy of Orthopaedic Surgeons (Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos, AAOS), el método Ponseti, que se vale de la manipulación y las férulas, es el método utilizado con mayor frecuencia en los EE.UU. para tratar los pies zambos. La mayoría de los casos de pies zambos en bebés se pueden corregir en 2 a 3 meses con este método. Se recomienda que el tratamiento con el método Ponseti se inicie tan pronto como se diagnostique el pie zambo, incluso desde la primera semana de vida. La AAOS asegura que los bebés que tienen pies zambos de vez en cuando presentan una deformidad lo suficientemente grave como para que la manipulación y las férulas no resulten eficaces.

    Debido a que el pie zambo puede volver a aparecer, se utilizan aparatos ortopédicos (abrazaderas) durante varios años para evitar la reincidencia. Al principio, las abrazaderas se deben usar durante 23 horas al día y hasta 3 meses, y luego durante la noche durante 2 a 4 años.
  • cirugía
    Puede ser necesario el tratamiento quirúrgico de los pies zambos en los siguientes casos: cuando el tratamiento no quirúrgico no logra corregir la deformidad, o cuando la deformidad reaparece y no responde al tratamiento no quirúrgico. El procedimiento quirúrgico específico y el alcance de la cirugía dependerán del tipo y alcance de la deformidad. Después de la cirugía, se pueden usar alambres quirúrgicos, ganchos y/o yesos para mantener la posición correcta del pie hasta que se corrija. También puede ser necesario entablillar durante varios meses o incluso algunos años después de la cirugía.

¿Cuáles son los yesos largos para la pierna?

Los yesos largos para la pierna son los que se colocan desde la parte superior del muslo hasta el pie y se utilizan para las fracturas en el muslo, la rodilla o la parte inferior de la pierna. También se pueden aplicar para tratar luxaciones de rodilla o después de una intervención quirúrgica en la región de la pierna o la rodilla.

¿Cuáles son los yesos de media pierna?

El yeso de media pierna es el que se coloca desde la región situada por debajo de la rodilla hasta el pie. Se utiliza para fracturas de pierna y para esguinces, distensiones y fracturas de tobillo graves. También se puede aplicar después de una cirugía para mantener los músculos de la pierna o el pie y los tendones en su lugar y permitir su consolidación.

Instrucciones para el cuidado del yeso:

  • Mantenga el yeso limpio y seco.
  • Verifique que no tenga grietas ni roturas.
  • Forre o acolche los bordes del yeso para evitar heridas en la piel, si fuera necesario.
  • No inserte objetos dentro del yeso para rascarse.
  • Utilice, en cambio, un secador de pelo de aire frío para refrescar la pierna y calmar la comezón de la piel. Nunca tire aire tibio o caliente dentro del yeso.
  • No coloque polvos ni lociones dentro del yeso.
  • Cubra el yeso durante las comidas para evitar salpicaduras.
  • Controle que no se introduzcan juguetes u objetos pequeños dentro del yeso.
  • Coloque el yeso a una altura superior que la del corazón para disminuir la hinchazón.

¿Cuándo debe llamar al médico de su bebé?

Comuníquese con el médico si su bebé presenta uno o más de los siguientes síntomas:

  • fiebre
  • aumento del dolor
  • aumento de la hinchazón por sobre o debajo de los extremos del yeso
  • drenaje u olor desagradable del yeso
  • dedos de los pies fríos

Perspectivas a largo plazo para los niños con pie zambo:

En la mayoría de lactantes, el pie zambo se puede corrigir mediante las manipulaciones en serie y los yesos. Algunos casos puede ser necesaria la cirugía para ayudar a corregir la posición del pie. También es posible que se requieran cirugías posteriores, debido a que la deformidad puede volver a aparecer a medida que el niño crece y se desarrolla.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Recién Nacido de Alto Riesgo

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing
  • Indy Eleven
  • Indy Fuel

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop