Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close

Health library

In English

Complicaciones del Embarazo

¿Cuáles son las complicaciones más comunes del embarazo?

Si bien en la mayoría de los embarazos no se presentan inconvenientes, en ocasiones aparecen complicaciones. Las siguientes son algunas de las complicaciones más comunes del embarazo:

  • Complicaciones relacionadas con el líquido amniótico
    Una cantidad excesiva o deficiente de líquido amniótico en las membranas que rodean al feto puede indicar la presencia de un problema en el embarazo. El exceso de líquido puede provocar un exceso de presión sobre el útero de la madre, lo cual puede hacer que el trabajo de parto se inicie prematuramente o puede presionar el diafragma de la madre con las consiguientes dificultades respiratorias. Los líquidos tienden a acumularse en casos de diabetes no controlada, embarazo múltiple, grupos sanguíneos incompatibles o defectos congénitos. La escasez de líquido puede indicar la existencia de defectos congénitos, retraso del crecimiento o la muerte del feto.
    Dibujo que demuestra el sangrado visible durante el embarazo
    Clic Imagen para Ampliar
  • Pérdida de sangre
    El sangrar cuando el embarazo se encuentra avanzado puede ser señal de complicaciones de la placenta o de una infección vaginal o del cuello uterino. Las mujeres que sangran en una etapa avanzada del embarazo pueden correr un mayor riesgo de perder el feto y de que se produzca una hemorragia (pérdida excesiva de sangre). Si observa pérdidas de sangre en cualquier momento durante el embarazo, informe a su médico de inmediato.
  • Embarazo ectópico
    Un embarazo ectópico consiste en el desarrollo del feto fuera del útero. Un embarazo ectópico puede tener lugar en las trompas de Falopio, en el conducto cervical o en la cavidad pélvica o abdominal. La causa del embarazo ectópico suele ser la obstrucción de una trompa de Falopio. El riesgo de embarazo ectópico está aumentado en mujeres sometidas a procedimientos de esterilización tubaria, especialmente en mujeres menores de 30 años en el momento en que se les practicó la esterilización.

    Los embarazos ectópicos se presentan en aproximadamente uno de cada 50 embarazos y pueden ser muy arriesgados para la madre. Los síntomas pueden incluir pérdidas de sangre y calambres abdominales. Cuanto más se prolongue un embarazo ectópico, mayor será la probabilidad de que se rompa una trompa de Falopio. El diagnóstico puede confirmarse con una ecografía. El tratamiento del embarazo ectópico puede incluir la administración de medicamentos o la extracción quirúrgica del feto, lo cual tiene como resultado la finalización del embarazo.
  • Aborto espontáneo/pérdida del feto
    Un aborto espontáneo es la pérdida de un feto de hasta 12 semanas de gestación. La mayor parte de los abortos espontáneos se presenta durante las 12 primeras semanas de gestación y suele deberse a anomalías del feto.

    Los abortos espontáneos suelen estar precedidos de pérdidas de sangre y calambres abdominales intensos. Para confirmar la producción de un aborto espontáneo puede llevarse a cabo una ecografía. A menudo, el feto y el contenido del útero se expulsan en forma natural. Si ese proceso no se realiza, es necesario recurrir a un procedimiento llamado dilatación y curetaje (D & C). En este procedimiento se utilizan instrumentos especiales para retirar los restos del embarazo anormal.

    La pérdida del feto en el segundo trimestre puede producirse cuando el cuello uterino es débil y se dilata demasiado temprano; esta clase de cuello uterino se denomina "cuello incompetente". En algunos casos de cuello incompetente, el médico puede ayudar a impedir la pérdida del embarazo suturando el cuello uterino hasta el alumbramiento.
  • Complicaciones de la placenta
    En condiciones normales, la placenta se adhiere con firmeza al extremo superior de la pared interna del útero. Sin embargo, se pueden presentar dos complicaciones:

    • Desprendimiento de placenta
      Algunas veces, la placenta se despega de la pared uterina prematuramente (desprendimiento de la placenta), lo cual provoca hemorragia y reducción de la cantidad de oxígeno y nutrientes que llegan al feto. El desprendimiento puede ser completo o parcial y la causa que lo provoca suele ser desconocida. El desprendimiento de placenta tiene lugar aproximadamente en uno de cada 120 partos de niños vivos.

      El desprendimiento de placenta es más común en las mujeres que fuman, que tienen presión sanguínea alta, en embarazos múltiples y, o mujeres que tuvieron hijos con anterioridad o tienen antecedentes de desprendimiento de placenta.

      Los síntomas y el tratamiento del desprendimiento de placenta dependen del grado de la lesión. Los síntomas pueden incluir hemorragia, calambres y aumento de la sensibilidad en el abdomen. Es usual confirmar el diagnóstico realizando un examen físico completo y una ecografía. En general, las mujeres que tienen esta condición deben ser hospitalizadas y es posible que deban dar a luz prematuramente.
      Dibujo que demuestra la placenta previa total
      Clic Imagen para Ampliar
    • Placenta previa
      En condiciones normales, la placenta está ubicada en la parte superior del útero. Sin embargo, la placenta previa es una condición en la cual la placenta se encuentra adherida cerca o sobre el cuello uterino (apertura del útero).

      Este tipo de complicación de la placenta se presenta en uno de cada 200 partos y ocurre con más frecuencia en mujeres que tienen cicatrices en la pared uterina provocadas por embarazos anteriores, en mujeres que tienen fibroides u otras anomalías en el útero, o en mujeres a quienes se les han practicado intervenciones quirúrgicas uterinas.

      Los síntomas pueden incluir sangrado vaginal de color rojo brillante no asociado con dolor o aumento de la sensibilidad en el abdomen. El diagnóstico se confirma realizando un examen físico completo y una ecografía. Según el grado de gravedad de la condición y la etapa del embarazo, es posible que se indique modificar las actividades o hacer reposo en cama. Suele ser necesario practicar una cesárea para impedir que la placenta se desprenda antes de tiempo y deje al bebé sin oxígeno durante el alumbramiento.
  • Preeclampsia/eclampsia
    La preeclampsia, también llamada toxemia, es una condición caracterizada por presión sanguínea alta, presencia de proteínas en la orina e hinchazón debido a la retención de líquidos provocada por el embarazo. La eclampsia es la forma más grave de esta condición, y puede provocar convulsiones, coma o muerte.

    Si bien la causa de la preeclampsia es desconocida, puede decirse que es más común en las primerizas. Afecta a entre un siete y un diez por ciento de las embarazadas. Entre los factores de riesgo de la preeclampsia se incluyen los que siguen:
    • Madres con fetos múltiples.
    • Madres adolescentes.
    • Mujeres mayores de 40 años.
    • Mujeres que tienen presión sanguínea alta, diabetes y, o enfermedad renal anteriores al embarazo.

    Los síntomas pueden incluir inflamación grave de las manos y el rostro, presión sanguínea alta, dolor de cabeza, mareos, irritabilidad, disminución de la cantidad de orina, dolor abdominal y visión borrosa. El tratamiento varía según la gravedad de la condición y la etapa del embarazo. Puede consistir en hospitalización, reposo en cama, medicación para reducir la presión sanguínea, y supervisión cuidadosa del feto y de la madre.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de El Embarazo y el Nacimiento

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing
  • Indy Eleven
  • Indy Fuel

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop