Community Health Network

Ranked among the nation's most integrated healthcare systems, Community Health Network is Central Indiana's leader in providing convenient access to exceptional healthcare services, where and when patients need them—in hospitals, health pavilions, workplaces, schools and homes.

Explore Community

Close
In English

Enfermedad de Alzheimer

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad progresiva neurodegenerativa que se produce cuando las células nerviosas del encéfalo mueren y, a menudo, sus resultados son los siguientes:

  • Deterioro de la memoria, el pensamiento y el comportamiento.
  • Confusión
  • Intranquilidad.
  • Cambios en el comportamiento y la personalidad.
  • Falta de sentido común
  • Deterioro en la comunicación.
  • Incapacidad de seguir instrucciones.
  • Deterioro del lenguaje.
  • Procesos deteriorados del pensamiento que implican conocimiento visual y espacial.
  • Apatía emocional.

En la enfermedad de Alzheimer, la función motora suele conservarse intacta.

Cuando el médico alemán Alois Alzheimer identificó la enfermedad por primera vez en 1906, se consideraba un trastorno poco frecuente. En la actualidad, la enfermedad de Alzheimer se considera la causa más frecuente de demencia (trastorno en el que las funciones mentales se deterioran y fallan). Se estima 5 millones de americanos tiene enfermedad de Alzheimer. De acuerdo con la Alzheimer's Association, esta cifra incluye a 4,9 millones de personas mayores de 65 años de edad, así como entre 200.000 y 500.000 personas menores de 65 años que sufren de enfermedad de Alzheimer de inicio temprano y otros tipos de demencia.

Ilustración que muestra cómo la enfermedad de Alzheimer afecta el cerebro
Clic Imagen para Ampliar

¿En qué se diferencia la enfermedad de Alzheimer de otras formas de demencia?

La enfermedad de Alzheimer se diferencia de otras formas de demencia por los cambios característicos que se producen en el encéfalo y que sólo son visibles mediante examen con el microscopio durante la autopsia. En los encéfalos afectados por la enfermedad de Alzheimer se suele encontrar lo siguiente:

  • Fibras enredadas en las células nerviosas (ovillos neurofibrilares).
  • Grupos de terminales nerviosas en proceso de degeneración (placas neuríticas).

Otra característica de la enfermedad de Alzheimer es la disminución de la producción de ciertas sustancias químicas encefálicas necesarias para la comunicación entre las células nerviosas, sobre todo de acetilcolina, norepinefrina, serotonina y somatostatina.

¿Qué causa la enfermedad de Alzheimer?

Aunque se han investigado intensamente durante muchos años, las causas de la enfermedad de Alzheimer no se conocen del todo. Se sospecha que otras causas pueden incluir las siguientes:

  • La edad y los antecedentes familiares.
  • Ciertos genes.
  • Depósitos anormales de proteínas en el encéfalo.
  • Otros factores de riesgo y ambientales.
  • Problemas del sistema inmune.

¿Cuáles son los signos de alarma de la enfermedad de Alzheimer?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad de Alzheimer según la Asociación para el Alzheimer (Alzheimer's Association). Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida de memoria que afecta a la capacidad de trabajar.
  • Dificultad para realizar tareas habituales.
  • Problemas con el lenguaje.
  • Desorientación en cuanto al tiempo y el lugar.
  • Falta o deterioro del sentido común.
  • Problemas con el pensamiento abstracto.
  • Pérdida de objetos.
  • Cambios de ánimo o de comportamiento.
  • Cambios de personalidad.
  • Falta de iniciativa.

Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Alzheimer?

No existe ningún examen único y completo para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. Al eliminar otras enfermedades y condiciones, los médicos y otros especialistas pueden obtener un diagnóstico de la probabilidad de la enfermedad de Alzheimer con una precisión de aproximadamente un 90 por ciento. Sin embargo, la única forma de confirmar el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer es por medio de la autopsia.

Los exámenes y la evaluación son imprescindibles para determinar si la demencia es el resultado de alguna enfermedad que se pueda tratar. Además de una historia médica completa y un extenso examen neurosensorial y neuromotriz, los procedimientos para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer pueden incluir los siguientes:

  • Examen del estado mental.
  • Examen neuropsicológico.
  • Exámenes de sangre.
  • Puntura lumbar (golpecito espinal) - un procedimiento que se realiza por insertar una aguja hueco en la parte más baja de la espalda (espina dorsal lumbar).
  • Análisis de orina - examen de laboratorio de la orina para detectar diversas células y sustancias químicas, como glóbulos rojos, glóbulos blancos, infecciones o exceso de proteínas.
  • Radiografía de tórax - Examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.
  • Electroencefalograma (su sigla en inglés es EEG) - procedimiento que registra la actividad eléctrica continua del cerebro mediante electrodos que se pegan al cuero cabelludo.
  • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT) - procedimiento de imágenes diagnósticas que utiliza una combinación de radiografías y tecnología computarizada para obtener imágenes transversales (a menudo llamadas "rebanadas") del cuerpo, tanto horizontales como verticales. Una TC muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluidos los huesos, los músculos, el tejido adiposo y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.
  • Electrocardiograma (ECG o EKG) - examen que registra la actividad eléctrica del corazón, muestra los ritmos anormales (arritmias o disritmias) y detecta el estrés del músculo cardiaco.

Prevención de la enfermedad de Alzheimer:

Dado que la causa de la enfermedad es desconocida, en la actualidad no existen protocolos de prevención. Y debido a que los factores de riesgo controlables para la enfermedad de Alzheimer son desconocidos, todavía no es posible reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Tratamiento de la enfermedad de Alzheimer:

El tratamiento específico de la enfermedad de Alzheimer será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos
  • La gravedad de la enfermedad
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para el curso de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

En la actualidad no existe cura para el Alzheimer, ningún método para retrasar el avance de la enfermedad, ni ningún tratamiento para reparar el deterioro causado por la enfermedad de Alzheimer. Los nuevos hallazgos de los investigadores aportan esperanzas y se están estudiando varios medicamentos en ensayos clínicos para determinar si pueden retrasar el avance de la enfermedad o mejorar la memoria por un período de tiempo.

Existen medicamentos que ayudan a controlar algunos de los síntomas más molestos de la enfermedad del Alzheimer, incluyendo los siguientes:

  • Depresión.
  • Los trastornos del comportamiento.
  • El insomnio.

Para controlar la enfermedad son importantes el ejercicio físico y las actividades sociales, al igual que una alimentación adecuada, el mantenimiento de la salud y un entorno tranquilo y bien organizado.

Rehabilitación para el Alzheimer:

El programa de rehabilitación para los enfermos de Alzheimer varía dependiendo de los síntomas, la expresión y el progreso de la enfermedad y se ve influido por la dificultad de realizar el diagnóstico. Dichas variables determinan la cantidad y el tipo de asistencia que necesitan el paciente y su familia.

En la rehabilitación de la enfermedad de Alzheimer es importante recordar que, aunque las capacidades perdidas no se pueden recuperar, el equipo que realiza los cuidados debe tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Para controlar la enfermedad son importantes el ejercicio físico y las actividades sociales, al igual que una adecuada alimentación y mantenimiento de la salud.
  • Planifique actividades diarias que ayuden a proporcionar estructura, significado y logros para el paciente.
  • A medida que se pierden las funciones, adapte las actividades y las rutinas para permitirle al paciente participar en la medida de lo posible.
  • Mantenga las actividades conocidas y satisfactorias.
  • Permítale al paciente realizar por sí mismo el mayor número de actividades posibles. La persona que lo cuida puede tener que iniciar la actividad, pero debe permitir en lo posible que el paciente la termine.
  • Ofrezca "pistas" sobre la conducta deseada (por ejemplo, ponga etiquetas en los cajones, los armarios o los aparadores para indicar su contenido).
  • Evítele peligros al paciente eliminando los objetos que puedan suponer un riesgo (por ejemplo, las llaves del automóvil o las cerillas).
  • Es importante que las personas que cuidan al paciente (ya sea unas horas diarias o todo el día) entiendan que deben actuar de acuerdo con sus propias limitaciones físicas y emocionales.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Los Trastornos del Sistema Nervioso

Proud sponsors

  • Indiana Fever
  • Indianapolis Indians
  • Indiana Pacers
  • Sarah Fisher Hartman Racing

Health and wellness shopping

  • Home Health Medical online store for medical supplies and equipment
  • Wellspring Pharmacy
  • FigLeaf Boutique
  • Jasmine gift shop